Pasamos juntolos inmortales al arroyo relicario. Bajo nosotros se abre una profunda grieta. Una vez cada 100 años las rocas se separan, dejando así al descubierto la cueva de las reliquias imperecederas… ¡A cuántos de ellos se torturó aquí, en las mazmorras del ‘Ravensbrück’ católico! A cuántos quemaron vivos o con un hierro incandescente… Pero ¿qué se puede hacer con los cuerpos de fuego? Aceptaban la tortura voluntariamente por amor a los verdugos y los convertían con los milagros del amor… Y en el momento en que los monstruos, sin poder disimular su impotencia, ahogados en su fiebre histérica, preguntaban a sus víctimas en qué consistía el secreto de sus fuerzas, éstas contestaban con una sola palabra:

– En el amor… por encima del cual no hay nada más alto, no hay nada más hermoso, no hay nada más puro.

En este libro, se nos revelan los Inmortales y ellos mismos nos explican cómo alcanzaron la inmortalidad.

 

>> COMPRAR LIBRO <<