rosa seraf_II

“Durante dos mil años, hijo Mío, Yo preparaba esta revelación en el monte del Ruiseñor. Y ya durante más de un cuarto de siglo, preparo con Mis roces e inspiraciones pasionales del Espíritu para Mi advenimiento en el monte del Ruiseñor, para el pergamino de la Rosa de los serafitas del claro sagrado.

Ya revelo, no a Cristo-Mesías, Hijo de Dios, sino al Rey de ungidos, al Rey de la teohumanidad, nuevo Sol que ha salido del santurario de Solovskí; el grandísimo Sol de los soles que ilumina el nuevo universo. Ya es otro Cristo -no “dios-niño”, ni “hijo unigénito”, sino el Novio Real descendido desde otro cielo, el cielo del Aposento nupcial, de la Hiperbórea solar”.

 

>> COMPRAR LIBRO <<