El Santuario del Grial en el Catarismo
 
Cristo de San Salvador:

– Quiero revelarme a la humanidad por primera vez, sin caricaturas históricas ni falsedades, tal como Soy verdaderamente, tal como me graban Mis adorados discípulos y como Yo quiero que me grabéis en vuestros corazones, llenos de amor.

Percibidme:

– Como Hijo del Amor y no del mal;

– Como Apóstol del Amor y no como padre de los apóstoles;

– Como Maestro del Amor y no como nuevo legislador;

– Como Rey del Amor y no reyecillo de Jerusalén o de Bizancio;

 

COMPRAR

 

– Como el Coronado en la civilización de los grandes y pequeños cristos y no como una de las tres “Personas” inventadas y puestas sobre el   trono romano-bizantino;

– Como Candil del Amor, y este amor puro, perfecto y superante será el acervo de los habitantes inmaculados de la divina civilización solar.

 

(“Mis discípulos no mueren, sino que se transubstancian”, pag. 394)