Jua# DSC06039n de San Grial es un eminente místico de nuestros días, y cientos de libros y tratados escritos por él representan una contribución inapreciable en al regreso de la humanidad a los ideales de sempiterna espiritualidad. Juan de San Grial ofrece una nueva interpretación del movimiento medieval de los cátaros. Como es sabido, este gran movimiento fue desacreditado y calumniado por el despotismo totalitario de la inquisición, que lo sometió, en realidad, al genocidio.

Hoy,  Juan de San Grial está abriendo tesoros de la espiritualidad cátara que cimentó los fundamentos de la democracia europea. La espiritualidad de los cátaros constituye fuente de los ideales de libertad, igualdad y fraternidad. Libertad se percibe como un descubrimiento creativo del potencial espiritual personal de cada uno y de todos los habitantes de la tierra que tienen un Padre y una Madre celestiales.

  Igualdad es un importantísimo don, considerar iguales a todos los hijas de la tierra que tienen Padres comunes, sin distinción nacional ni constitucional. Fraternidad es un maravilloso y magnífico diálogo de amor donde cada individuo de la tierra se considera hermano en una gran familia universal.

  Juan de San Grial va rehabilitando el movimiento maravilloso de los cátaros y lo descubre con nuevos aspectos y significados. Los cátaros hicieron una grandísima contribución en la cultura europea cimentando las bases de sus logros más eminentes: Ramon Llull, Leonardo da Vinci, Miguel de Cervantes, Shakespeare, Voltaire, Beethoven son unos de los representantes más brillantes del catarismo espiritual.

  El cátarismo influyó sobremanera los procesos democráticos tanto en Europa como en el resto del mundo. La democracia estadounidense no existiría sin cátaros. La democracia actual necesita volver a inocularse de la raíz cátara. Juan de San Grial enfoca a los cátaros no desde el punto de vista histórico sino que está profetizando y descubriendo a los cátaros que hoy en día siguen bajando del cielo.

  Los estadistas, gobernadores, representantes de cultura y arte de nuestros días han de entender que la sabiduría desea inocular la democracia europea con las nuevas imágenes, el hecho que puede dar Frutosinusuales y llevar al florecimiento inaudito. La espiritualidad cátara ha de formar la base de los procesos democráticos que se están llevando a cabo en Europa y en todo el mundo. Los cátaros del siglo XXI hacen que España se esté poniendo en la vanguardía de la historia como el país principal donde la democracia alcanzara el apogeo de su perfección.

  El pueblo español es llamado a aceptar la revelación cátara como fuente del renacimiento espiritual de las imágenes e ideales espirituales más altos. Hoy, los cátaros se han revelado para ayudar a España a volver al arquetipo de su verdadera identificación. Juan de San Grial considera España ser amante a Dios y divinamente escogida, la ve presentada ante el Altísimo como una novia ante su Esposo.

  Los cátaros fundaron los principios espirituales de los ideales de humanismo, moral superior y tolerancia. La espiritualidad cátara ve al hombre como a una personalidad sacra y valor superior. Fue esta visión la que consistía la esencia del enfrentamiento de los cátaros e inquisición. Los inquisitores afirmaron y siguen afirmando que la fe, cosas sagradas y tradiciones, superan en su valor a la existencia y personalidad humana. La afirmación de los cátaros fue totalmente opuesta ya que decían que no había nada superior y más precioso que el mismo hombre. La personalidad humana es el valor superior ya que según la doctrina cátara, el hombre Nació de la sustancia del Altísimo y se casa con Él en una unidad indivisible.

  Juan de San Grial es un luchador valiente por la libertad de la humanidad contra el oscurantismo, inquisición y totalitarismo. Ha recorrido todo el mundo. Viviendo en Rusia, sobrevivió persiguiciones y calumnias de los tecnólogos políticos del Gulag comunista. Lo descreditaron, le pusieron en la comida venenos mortíferos, enviaron asesinos para matarlo, pero el Altísimo protegió a su escogido; y cuanto más calumniaban al ungido tanta más fama adquiría entre el pueblo.
Los libros de Juan de San Grial están traducidos a decenas de idiomas. Miles de sus adeptos viven en las comunidades creadas por él en Alemania, Francia, España, Japón, EE. UU., Canadá, Croacia, Rusia, Ucrania.

  En España está inscrita y actúa la ecclesia Cátara, donde el profeta vaticina el renacimiento espiritual de España y su porvenir. En esa época, ascendiendo sin temor al fuego de los inquisidores los cátaros exclamaban: “¡Dios es amor! ¡Volveremos a la Tierra! ¡El laurel reverdecerá!”. Sus vaticinios hoy día se están haciendo realidad. En su persona y en sus discípulos y adeptos, los cátaros volvieron a la tierra y desean abrir a los pueblos españoles y europeos una espiritualidad que modificará a la humanidad y al mundo entero. Juan de San Grial afirma que ha comenzado una nueva época, y la crisis en que viven las sociedades contemporáneas se resolverá con gran emanación de un amor puro.

  Como heredero y profeta de catarismo, afirma que la humanidad mejorará no forzosamente sino con la aparición de un amor puro. En las comunidades, refugios y ermitas fundadas por él nacen nuevas marías-de-magdala, josé-de-arimatea, juanes-de-la-cruz, teresas-de-ávila.

“El futuro de la humanidad está tras el espíritu cátaro, –profetiza el destacado místico.– ¡España espera su gran florecimiento espiritual!”

   Diego Rodríguezescritor y filósofo