EL GRIAL DE LA NUEVA ATLÁNTIDAEl Cáliz del Santo Grial, la piedra del santo Grial, el castillo del santo Grial, el hueso de nácar… lo único que se puede decir es: ¡indescriptible!.La historia del Grial proviene de tiempos remotos y del más antiguo pasado.

El misterio y potencia del Grial está oculto y es el don de crear nuevos destinos y mundos, nuevos universos.

El Grial, como la cruz, tiene dos niveles, el terrestre y el celeste. En los Evangelios Apócrifos hay muy poca información sobre el Gran Cáliz. José de Arimatea fue nombrado primer custodio del Grial. Otro gran misterio del Santo Cáliz es que la sangre de Cristo fue depositada en el cáliz no coagulada y no enfriada, misteriosamente se transformó en mirró de estructura celeste milagrosa.

El misterio del Cáliz fue guardado esmeradamente. La primera Iglesia vivía en la sobreiluminación permanente del Cáliz. Las huellas del Grial se perdieron después del siglo IV, cuando la Iglesia fue institucionalizada y perdió su predestinación y junto con ello el Cáliz original. A partir de entonces los símbolos fueron manipulados por brujos ocultistas del Grial.

En el mejor de los casos hoy el Grial se relaciona con rituales mágicos, órdenes ocultas, caballeros de la mesa redonda y el esoterismo Rosacruz. Los cronistas medievales han creado alrededor del Grial un culto y han desfigurado y sellado el misterio del Grial.

Como sabéis, lo buscaban en la edad media muchos caballeros, en ruinas, en búsquedas arqueológicas (diferentes führers, lo buscaron en Tíbet), decían que el Santo Grial yacía en la corona de la Mujer Envuelta en el Sol… Pero la contestación es: el santo Grial o la piedra que emana la luz de la teocivilización, la piedra que transfigura casi instantáneamente todo el ser humano, esta piedra celestial,  está entre mundos, en las esferas intermedias; o dicho en un término más exacto, —si queremos aprender la terminología auténtica— “intermundo”,  entre este mundo y el celestial, el “Santo Estar”, en la esfera o dimensión 4,5.

El Grial de súbito aparecía y se mostraba en los altares misteriosos de los templos de las catacumbas. Ser digno una sola vez de la aparición del Grial hacía de uno custodio eterno. Pero el Cáliz de manera misteriosa se establece en el interior. El Grial no tiene necesidad de estar en un templo exterior porque él mismo es templo perfecto personificado. Quien poseía el Cáliz decía: “¿Qué templo puede ser  más que el Cáliz de la presencia viva de Cristo?”.

El Cáliz fue peregrino, pero la mayor parte del tiempo estuvo oculto en el Santo Estar, la esfera situada en la 4,5 dimensión. A veces el Cáliz estaba durante largo tiempo vacío y luego inesperadamente se llenaba de manera milagrosa y se multiplicaba misteriosamente. ¿Por qué se multiplica? Para alimentar a toda la humanidad.

Los cronistas señalan muchas apariciones de María Magdalena con el Grial en sus manos. En los lugares donde aparecía Cristo con el Cáliz, surgían castillos maravillosos y comunidades. Muy a menudo el Grial se aparecía en Corbenic, Montdalvatge, Marsella, Beziers, Peyrepertuse, San Salvador y en los castillos de Escocia. Andrés el Primer Llamado llevó el Grial desde la Montaña del Ruiseñor (Turquía) a tierras eslavas y alrededor del Grial construyó la civilización de los teogamitas eslavos. Sus distintivos fueron la bondad increíble, cordialidad, pacificación y amor al prójimo. Estaban llenos del amor indecible y categóricamente negaron toda usurpación y violencia.

Tras la instauración del bautismo bizantino en Escitia, empezó la persecución de los teogamitas eslavos y tuvieron que emigrar al oeste. De una parte de ellos, nacieron en Europa el gran movimiento de los cátaros, los bogomilos y los albigenses, pero en la Edad Media fueron destruidos por la Inquisición. El Grial de Escitia fue llevado al castillo cátaro de San Salvador  Verdadero. Por eso fue el más conocido castillo cátaro y tuvo como nombre: Trono de revelación del Padre del Puro Amor.

Alrededor del Cáliz se creó una atmósfera majestuosa y nupcial. Cristo entraba en lo interior y se ponía en él como bien propio de la persona. Con esto se obtenía la más elevada beatitud, imposible en la tierra. A menudo el Grial aparecía  inesperadamente en el momento del ágape del banquete, pasando a través de los techos y paredes. Entonces llenaba los vasos vacíos con vino divino.  Cerca del comedor donde se encontraba el campanario, las campanas del Grial empezaban a tañer cuando en algún lugar se llevaba a cabo alguna violencia, injusticia o desgracia. Los caballeros inmediatamente se precipitaban para ayudar a la gente ofendida y ultrajada.

Muchas personas han intentado ser custodios del Grial y apoderarse de la la fuerza del Altísimo sobre los mundos. Pero el Grial es inaccesible para altaneros impertinentes. En cada momento de la historia el  mismo Grial ha elegido a sus custodios. Por ejemplo, eligió a Serafim el Enternecido que venció la muerte en los campos de concentración de Solovki (Rusia). Ahora Su heredero elegido es Juan de San Grial. Los ancianos solovkianos imputan y atribuyen a Juan de San Grial el deber sagrado de abrir al mundo la nueva espiritualidad para la transformación venidera. Juan de San Grial es un ungido de la Gran Iglesia del Amor y ha escrito 400 libros en los que el Santo Grial ocupa un lugar especial.

El ungido profetizó que el Grial en la civilización venidera crecerá en el árbol nuevo y dará frutos doce veces al año. Estos milagrosos frutos serán la alimentación de la nueva teohumanidad. Cree que  este árbol inmaculado del que desaparecerá toda la maldad, transformará al mundo y florecerá en toda la tierra.