ASTROLOGÍA SOLAR: LAS 16 CONSTELACIONES BONDADOSASEl misterio de la cuarta dimensión es que hay dos cosmos, el inferior y el superior. Minné no existe en ningún planeta muerto, ni en la luna, ni en saturno, ni en marte…. en la presentación cósmica no hay más que vacío, agujeros negros. Hay amor, pero no es minné, son sucedáneos. No hay minné tampoco en el gorro de cristal de la luna y los 12 zodíacos de ecuador, que no es más que el reino de los espejos deformados. Bajo este cosmos inferior pululan miles de almas hechizadas totalmente. El cosmos bajo es un agujero negro parecido a una escalera de descenso, de humano a reptiloide y después a serpiente pura.
Por eso es importante liberarse del remodelado adaptacional, rechazar el mal en sus miles de formas y así salir del pantano cósmico. Al liberarse de allí, el alma nace desde lo alto, conoce minné y así se le revela el conocimiento del sol que ilumina al mundo: el sol de minné. Concibiendo el sol de minné el hombre haya la alegría perfecta y también la libertad, la liberación de la rueda del karma, que se comprende como la liberación de las redes cósmicas, de los 12 zodiacos fatales. Así, hay que despedirse de los espejos deformados.
¿Por qué los signos del zodiaco son rencorosos? porque administran el karma. Forman un cinturón tropical alrededor de la prolongación del ecuador celeste (llegan al trópico de Cáncer por el norte y al de Capricornio en el hemisferio sur). Cáncer es el signo en el que el sol comienza a retroceder hacia el sur, después de haber alcanzado su punto más alto en el solsticio de verano: el cangrejo anda hacia atrás. Por tanto, no es un signo bueno: podría decirse que da el primer golpe al sol. Y allí están los cangrejos negros, marrones y rojos. Los trópicos y el ecuador terrestre forman una zona calurosa y húmeda, con vegetación lujuriosa, que corresponde en el microcosmos humano con la zona del fogón(genitales e intestino). Es una zona de rápida vida y muerte, una zona muy carnal.
Las constelaciones bondadosas están en el norte, una zona más fría, más sobria, menos lujuriosa. Hiperbórea formaba un cinturón alrededor del polo norte. En el verano ártico está el sol de medianoche, que nunca se pone: el día “eterno”; y la aurora boreal, pues es donde el sol juega con el campo magnético de la Tierra. En el polo norte de nieve blanca pura está el oso blanco, bajo la Osa Menor. “Arctus” significa “oso” (en latín: el ártico). El oso es el guardián del norte, del eje del mundo, vertical hasta la estrella polar. El hombre y las plantas que están en el arquetipo (no las enredaderas ni las parásitas) están verticales, deberían recibir influjos solares. En contra está el ecuador, horizontal. Los cuadrúpedos, los peces y las serpientes tienen la columna vertebral horizontal, paralela al suelo, paralela a la órbita lunar, recibiendo influjos lunares.El mundo cátaro nos revela el carro de los ojos bondadosos conducido por cisnes blancos o pegasos de fuego, es la carroza de Apolo, los 200 millones de soles de El-Elión, contra la mercabá (la carroza de Ezequiel) que es la carroza del príncipe de este mundo y una de las aportaciones más perversas de Lucifer.
El hombre, en su perspectiva de vuelo empíreo y de la divinización, halla las alas ardientes de Pegaso, y cada constelación le da sus dones, sus atuendos, poniéndole sus sellos y su fortaleza para elevarse a la Osa Mayor como constelación central del sistema hexadecimal, y desde allí, hacia la galaxia del Sol de Minné en el cénit, del Padre Sol de los Soles.
“La contemplación Divina y la participación de estos 16 aspectos diviniza a la persona y la extrae fuera de los límites del remodelado de adaptación
  1. OSA MAYOR: La constelación primordial el trono de la Divinidad del Padre y Madre del amor puro, único en la mónada (alma) y sus más luminosas 7 estrellas que nos dan la Luz cada noche.
  2. OSA MENOR y ESTRELLA POLAR: es el carro de los Inmortales, el árbol genealógico de los puros de corazón.
  3. SVAROG: es el trono del Padre Amante de divinidades y humanos (PADH), bondadoso, que alimenta desde lo alto.
  4. CASSIOPEA o LADA: es el trono de la Madre Amante de divinidades y humanos (AMDH), la Madre del mundo.
  5. EL LEÓN BLANCO (DAZHBOG): Los caballeros del León son valientes en la batalla espiritual. Se vencen los miedos que traumatizan y detienen al hombre.
  6. EL ÁGUILA o HALCÓN (OREL): simboliza la alerta, la visión sobria espiritual, el vuelo empíreo sobre los mundos ¡qué necesaria es esta visión aguda del águila!
  7. EL CISNE BLANCO: la feminidad pura.
  8. LA LIRA: es el potencial artístico de la civilización de los puros y poetas. Miles de instrumentos musicales están expresando su amor al Padre Amante. Es la mística del Reino, que sonoriza los mundos visibles e invisibles.
  9. LA CABELLERA DE VERÓNICA (BENERICE): es la victoria de la Osa Mayor, la victoria del que vence por la fuerza de minné, del amor supremo.
  10. LA VIRGEN: representa la Virginidad eterna.
  11. TAURUS o EL BUEY: que no tiene nada que ver con el tauro del zodíaco que es el minotauro. Aquí Taurus simboliza la teohumanidad, el cordero que muere de amor. Es un cordero resplandeciente.
  12. PEGASO: opuesto al centauro. El caballo alado que nos eleva a la dimensión de la galaxia del Sol de los Soles, Minné en el cénit, que nos alienta y empuja.
  13. EL PASTOR (BOÖTES): es el buen pastor del que proceden los rayos bondadosos. Él nos alimenta con el cáliz del amor, y miles de abejas quieren beber de ese vino bondadoso, hacerse igual a su pastor. Es la constelación de los custodios del Grial.
  14. HÉRCULES: representa los pilares de la teohumanidad. Abre el misterio, en el que la persona se convierte en divinidad
  15. OFIUCO (EL PERÚN): es el portador de serpientes, que domina sobre el mal mundial. Simboliza la Sabiduría universal.
  16. PERSEO: que viene al mundo para combatir al dragón y liberar a la princesa Cassiopea, es decir, el alma que se atormenta en las cuevas del remodelado de adaptación. Es la constelación de los profetas y los ungidos.
Los 12 zodiacos son malditos, están en un cielo deformado, encima de este cielo está nuestro verdadero cielo donde reinan la SABIDURÍA, el AMOR, la BONDAD, la PUREZA y la PAZ que se dirigen según las trayectorias de las 16 constelaciones bondadosas, constituyendo varios aspectos del teohumano ¡abramos sus puertas!