El bogomilismo es la misericordia extralimitada del Padre y de la Madre del puro amor: es Minné manifestada, la milía en el centro del ser humano.

El credo del bogomilismo es: ¹Dios es amor y ²la Divinidad habita en el hombre sin condiciones, sin restricciones, independientemente, de manera recóndita en los castillos interiores.

Sin condiciones significa a pesar de los fallos; sin restricciones –por muy diversos que sean los argumentos presentados-; independientemente del estado corriente de la Tierra; de manera recóndita –plenamente, pero de manera latente, no manifestada-.

El hombre no es simplemente el valor superior como creían los filósofos humanistas del siglo XVIII. Nos diferenciamos de ellos, del mismo modo como el gran ilustrador espiritual León Tolstoi, en que comprendemos al hombre como la plenitud personificada del Altísimo.

El remodelado de adaptación en realidad no ha cambiado nada, sino que ha hecho retroceder los compuestos divinos hacia el interior, disolviéndolos con agüita turbia. Por eso el prójimo, por muy pecador y nulidad que sea, es intangible.

>> COMPRAR LIBRO <<

La humanidad es en cierta manera la raza de los intangibles. ¡El hombre es el valor absoluto puesto que en él habita la Divinidad superior, el Padre de la ecúmene conjunta!