480004_515611951819527_955349024_n

Juan de San Grial es un místico y filósofo progresista. Está, indeciblemente dotado del conocimiento sobreiluminado que los antiguos consideraron la llave de las puertas de la divinidad. Le son accesibles las alturas de la sabiduría de los maestros del sufismo y el zen. Los discípulos de su escuela se convierten en unos pensadores y místicos brillantes que siguen desarrollando el pensamiento espiritual. Semejante a los grandes místicos, le está dado descifrar el recóndito lenguaje de la Sabiduría en la palabra y la música.

Este conocimiento encuentra expresión en su creación espiritual de forma literaria, musical y poética.  Juan de San Grial recurre a menudo al análisis comparativo de la morfología de lenguas antiguas, cuyas raíces domina perfectamente. Es un excelente conocedor e investigador de los textos sagrados, manuscritos antiguos y escrituras apócrifas, grabadas en las obras de los místicos de Occidente y Oriente.

Lo que destaca de su escuela espiritual es que bebe de las fuentes de las civilizaciones Hiperbórea y Atlántida antiguas. El amor, que graba en sus libros y transmite a la gente, se convierte en fuente de inspiración inagotable. Grandes artistas le consideran su maestro y plasman las imágenes espirituales en sus creaciones: en la pintura, la escultura y la música…

 

 

 

 

***

No con tinta escribo, sino con lágrimas mírricas,

desdeñando relictos e ídolos.

La divinidad no se parece a un monumento o memorial

El prójimo es más razonable

que la cumbre interestatal.

Hablo de lo que ha pasado sin rastro alguno,

para 50 millones de hermanos

interlocutor nocturno.

Juan de San Grial