la via del caballero

    Estamos ante una poesía diferente. Aparte de reproducir ideas y palabras, encierra el cifrograma de la escritura interior que expresa algo mayor que el autor.
El padre Juan es la impresión y manifestación al cien por cien en el mundo del mensaje del Padre y de la Madre del amor puro.

   ¿De qué se habla en este mensaje? De aquello que no puede enseñar ninguna institución ni ‘oficina’ religiosa terrenal. De cosas tan increíblemente simples que
es imposible expresarlas con palabras; y queda solo la poesía, que como es sabido,
es más música que texto.

   Sobre la sabiduría suprema que supera a la humana. Sobre el amor que supera al
humano. Sobre la bondad divina que supera todos los límites imaginables e impensables. Sobre el hombre como rostro personificado y manifestado del Padre.

   La bondad inenarrable reside en los castillos interiores del ser humano, y como el buceador que extrae las mejores perlas del fondo marino, el ungido con su poesía luminocéntrica saca y recupera la bondad escondida en las almas.

La recuperación de la vista, el desenmascaramiento del mal disfrazado de bien, el conocimiento de la divinidad
bondadosa, la elección consciente y firme a favor del bien a pesar de cualquier circunstancia y la divinización conforman La Vía del Caballero como el camino que tarde o temprano cada alma que viene a la Tierra necesita recorrer.