+34 617 96 92 73 dialogo@juangrial.com

Biografía

Juan de San Grial (Veniamin Yákovlevich Bereslavskiy) nació en Rusia en 1946.  Desde muy temprana edad vivió rodeado de un ambiente intelectual rico en conocimientos técnicos, científicos, espirituales y humanitarios. Recibió una excelente educación musical y fue un reconocido y talentoso poeta. Se esperaba que siguiera una carrera de escritor, poeta o músico, traductor e incluso que llegara a ser líder religioso, pero, desde joven sentía gran inquietud a valores humanitarios y espirituales más allá de sí mismo, la fama o una adscripción institucional particular. Sentía más atracción por valores universales como la fraternidad, la honestidad, la paz, la bondad… y no cumplió con las prescripciones familiares o cánones sociales de su época. Siguiendo la llamada de su corazón dejó todo para buscar un camino espiritual auténtico.

Viajó a muchos países, se entrevistó con líderes y maestros espirituales, estuvo buscando maestros y guías  y tras varias decepciones, en Ucrania encontró a Eufrosinia. La madre Eufrosinia pertenecía a la rama de las catacumbas de los bogomilos. Ella era portadora y madre del linaje de los Mártires que habían sido perseguidos durante siglos. Tras este gran encuentro tuvo una experiencia mística que cambió su vida para siempre: la misma Madre Divina se le reveló.

Etapa Poético – Musical

Quedó fascinado por la poesía a los 14 años: descubrió poetas rusos – Pushkin, Lermontov, Blok, Esenin – más allá del plan de estudios. Más tarde leyó a Mayakovsky, Mandelstam, Akhmatova …

En sus años de estudiante se enfrascó en la lectura de Shakespeare en su idioma original, y en escribir poesía en inglés. Más tarde, un amigo le mostró sus poemas a Wystan H. Auden, y el poeta británico quedó impresionado: «¿¡Escriben en Rusia una poesía inglesa tan vanguardista, original y fresca !? “

A los 17 años se convirtió en un poeta apasionado. Sus poemas fueron altamente valorados por el chef-editor de una de las revistas literarias más importantes. Fue considerado por él como una estrella literaria en ascenso, se le ofreció insistentemente que se imprimiera en una página entera … Fue el comienzo de una gran vida literaria, pero el joven poeta se negó a imprimir: no quería identificarse a sí mismo con el mundo intelectual de la época.

Se comunicó con Andrey Vosnesensky, quien vio un gran talento en Veniamin. Conoció a Bella Akhmadulina … El espíritu bohemio de los lugares de reunión le produjo una impresión inmunda, por lo que nunca se convirtió en un «amigo» de los círculos poéticos de Moscú.

Le gustaba la música desde su infancia. Desde los 15 años escribió poesía. Terminó los cursos de piano en “la escuela musical joven Odoyevsky” donde su profesora de piano fue Tatiana Kolomnina, una pedagoga brillante y delicada. También el genial Z. Arnopolskaya, alumno de Lev Oborin, que educó a muchos otros talentosos pianistas. A la escuela de Oborin pertenecía también Olga Kudryavtseva, profesora del Instituto Gnessin, quien dio lecciones privadas a Veniamin durante dos años.

En 1962, ingresó en el Colegio Musical Ippolitov-Ivanov (hoy en día Instituto Pedagógico Musical Ippolitov-Ivanov). En el segundo curso, María Deshalyt, la prominente pianista y una de las alumnas más queridas de Heinrich Neuhaus, vino a enseñar en el Colegio. María vio en Veniamin a un futuro músico profesional y practicó mucho con su alumno favorito. Al tener una memoria musical perfecta, Veniamin se graduó en dos facultades y obtuvo un diploma de Profesor interdepartamental de piano y otro en Maestro disciplinar musical – teórico. Además, también estudió dirección de orquesta con un profesor del Conservatorio

Etapa filosófica-espiritual

Estudió a Platón, Schopenhauer, examinó a fondo a Kant, Hegel, muchas obras de Freud, Fromm, los existencialistas. Más tarde quedó impresionado por los filósofos del “renacimiento religioso ruso”: Berdyayev, Ilyin, Merezhkovsky, Lossky, Rozanov. Percibió algunas ideas de los existencialistas, y también de los filósofos que escribieron sobre la Santa Rusia, sobre el destino del cristianismo y de la trayectoria histórica de Rusia y la Iglesia Mundial, profundamente emparentados, ideas que más tarde desarrolló en sus obras espirituales. Después de terminar los estudios en el Instituto de Lenguas Extranjeras en 1970, Veniamin trabajó durante un breve período de tiempo como profesor en el departamento de inglés de la Universidad Estatal de Moscú y colaboró, al mismo tiempo, con el Instituto de Filosofía. Luego enseñó inglés y sociología en la Facultad de Mecánica y Matemáticas de la MSU.

Para vivir en una atmósfera de libertad interior, más allá de las estrictas regulaciones de la sociedad, tuvo que pagar un alto precio.

Cuando trabajaba en el Instituto de Filosofía, escribí una tesis sobre la escuela de sociología de Frankfurt. Me interesaban sociólogos y filósofos alemanes, como Herbert Marcuse, que mostró los procesos de la futura sociedad y la degradación del sistema capitalista. No logré defender la tesis: me consideraban desleal. ¡Magnífico! Realmente no era leal al poder soviético. Siempre defendí la soberanía directa del pueblo, el amor a la humanidad. Los modelos autoritarios soviéticos me eran ajenos. También miré con bastante sospecha a las ‘democracias dirigidas’ occidentales …

Mi interés en la filosofía terminó con el conocimiento de la verdadera sabiduría de Dios, y la sociología dio como resultado el hecho de que más tarde revelé al mundo sobre la próxima Teocivilización venidera. ¡Un pilar tan poderoso y ardiente de la sociología futura.”

Los ancianos espirituales que la sabiduría divina puso en su camino iniciaron a Juan de San Grial en la gnósis Bogomila cuyo objetivo es la acumulación de Espíritu Omnibueno. Con el tiempo se convirtió en responsable de la rama de catacumbas de la Iglesia de los Mártires. Su nombre Juan de San Grial se debe a esta iniciación y consagración al servicio espiritual humanitario y por ser heredero-custodio del recipiente místico, el cáliz, que según la tradición bogomila se enriquece con la última gota (la esencia del alma) tras su servicio terrenal.  Comenzó su servicio en la década de 1980 y estableció una comunidad bogomila mariana a principios de la década de 1990, después del colapso de la Unión Soviética. Desde entonces, sus seguidores establecieron muchas comunidades bogomilas y cátaras en diferentes países.

Sufrió ataques, persecuciones y calumnias por revelar otra perspectiva sobre lo ocurrido en Solovki, a través de 7 volúmenes titulados – El vencedor del Gulag – en el que remarcaba la fuerza divina y su intervención en las víctimas del holocausto, y donde además de reconocer la fuerza redentora de los mártires, abrió una visión espiritual más elevada: los mártires demostraron la unión divina con el ser humano y la victoria absoluta contra el mal (al igual que sucedió en otros gólgotas supramundiales, como el de los cátaros, indígenas o los eslavos del siglo VIII) ya que la mayoría de ellos no respondieron al mal con el mal, sino que se hicieron más bondadosos y perdonaron a sus verdugos.

Más tarde, en búsqueda de nuevas respuestas y exiliado del país, bajo la guía y providencia Divina, Juan de San Grial encuentra a los Cátaros y la cultura floreciente Medieval Europea, como hermanos y padres de los mismos mártires que defendía en Solovkí. Apoya la teoría de que el catarismo medieval fue la fuente de la reforma y la democracia europea. Los seguidores de Juan de San Grial restauran la cultura de trovadores y minnesíngers medievales como fuente de inspiración musical y poética y las bases culturales de una sociedad próspera en valores humanitarios. Tras estos grandes encuentros y experiencias Juan de San Grial es llamado a otra perspectiva espiritual más allá de -ismos o religiones particulares, la de unir los arquetipos y culturas metahistoricos de la humanidad. La Sabiduría Divina le devuelve el don musical, poético y filosófico – místico, con el fin de preparar a la humanidad para una nueva etapa luminosa que está por llegar en este tercer milenio y devolver los tesoros perdidos y escondidos hasta ahora.

Juan de San Grial (más conocido en los círculos cercanos como padre Juan) y sus discípulos no se reconocen ni siquiera como representantes de una iglesia o corriente particular, sino de una gran ecúmene intergaláctica de mundos bondadosos con sus respectivos panteones divinos  (olímpicos, toltecas, atlánticos, hiperbóreos…), donde el Padre Bondadoso es glorificado como Padre del Puro Amor; donde en lugar de un solo Cristo o Buda se manifiesta el concilio de muchos rostros de grandes y pequeños cristos, y la Virgen María cristiana, que fue muy importante para Juan en su etapa cristiana – tesoro de la verdadera ortodoxia y del catolicismo – no se ha abandonado, sino que ha comenzado a brillar en sus mil quinientas nuevas y maravillosas hipóstasis, como Artemisa, Amaterasu, Dama de Elche, Guan Min…, Reina, Diosa, Virgen, Madre y Señora universal del Univérsum solar.

Un buen número de los libros de Juan de San Grial han sido traducidos a diferentes idiomas, como el inglés, español, croata, y alemán entre otros.

Actualidad

Hoy, Juan de San Grial permanece en el retiro, en parte para multiplicar su servicio a través de distintas obras musicales y libros. Es por ello que mantiene fervientemente el contacto con multitud de buscadores, intelectuales, artistas y buenas personas de todo el mundo, para cumplir conjuntamente la misión encomendada. De esta manera se crean sus mejores obras, nutriendo y transformando a sus lectores con el maná de composiciones divinas.

Su audición es mucho más amplia de lo que era en los tiempos de su testimonio activo. Sus seminarios, libros, sus alegrías musicales; sus declamaciones poéticas están enriquecidas con el gran recorrido multicultural y espiritual de su camino, por lo que toca el corazón humano en su universalidad.

¡La importancia de la presente colección artística publicada (libros, música, poesía, artes, teatro espiritual, películas, etc..) consiste en la evidencia de mostrar la genial estrategia de la Sabiduría Divina, que ha ofrecido a través de su ungido una enseñanza viva que se despliega como un resorte en espiral, desde estrechas escalas particulares hasta los espacios ilimitados del Univérsum que reúne a toda la buena gente independientemente de su credo exterior pero que comparten los mismo valores y espíritu!

Deja un mensaje

8 + 5 =

Subscríbete

Síguenos

A %d blogueros les gusta esto: